BIENVENIDOS

Me parezco a las ballenas en su ciclo migratorio. Salgo del trópico, del valle de Caracas entre la montaña y el mar Caribe, voy a la cordillera, a mi natal Bogotá a ver a mi madre, mi familia, mis querencias de la infancia, sigo hacia el norte donde se asentaron mis hijos y nació mi nieta cerca de los océanos Pacífico y Atlántico. A veces cambio el rumbo y vuelo como las aves a otras ciudades. Voy escribiendo, haciendo fotos y contando lo que voy viendo por la vida. Vislumbro el momento de asentarme y echar raíces.

El morrocoy comeflor y la dama de la noche.

reina de la noche
Dama o reina de la noche (epiphylum oxypetalum

Una noche de luna llena sentí una intensa fragancia dulce mientras escribía. El olor me recordó enseguida que tenía la mata de reina de la noche cargada de flores y corrí a verlas. Es un regalo para la vista, el olfato, el alma  y más aun cuando sabemos que solo duran abiertas una noche. El perfume que despiden anuncian su delicada belleza. Abiertas enseñan su centro amarillo y sus petalos blancos de diferentes tamaños. Esa noche dormí en el chinchorro de moriche que tengo colgado en el balcón pensando en atraparlas cuando se cerraran. Amaneció y no las vi marchitarse. Ellas colgaban como las vemos en esta foto, mecidas por el viento, exhaustas por el esfuerzo  de abrirse y perfumar la noche.
damas de la noche en cesta warao
Cesta tejida por las mujeres de etnia warao con damas de la noche
Unos amigos vendrían a cenar en casa y cuando preparaba la cena recogí las damas de la noche y las coloqué en un cesto tejido por las mujeres de la etnia warao  como centro de mesa.  Hice varias fotos y descubrí que había realizado un mandala vegetal.
mandala de flores
mandala
En ese momento mi vecina tocó el timbre y al abrir la puerta yo sabía que venía por las flores para sus tortugas morrocoy(Chelonoidis carbonaria). Desde hace años nos vemos las matas desde las ventanas y un día me pidió las flores después de abiertas para sus morrocoyes. En la última floración se me olvidó recogerlas, se secaron en la mata, se cayeron y las tortugas se quedaron sin comerlas. Por eso, Milagros, mi vecina no quería que esto volviera a suceder. Esta vez  después de lucir  mi hermoso centro de mesa fui a llevarle las flores y a conocer  los morrocoyes. Ella tiene una soleada terraza llena de macetas con arbustos y flores y nunca yo había visto tortuga alguna. Llegó el banquete floral y comenzaron a aparecer las morrocoyas venidas de los rincones oscuros entre los maceteros.
morrocoy hembra
morrocoy hembra patas anaranjadas

¡¡¡Qué manera de comer flores!!! Las jalaban con la maníbula en forma de pico porque no tienen dientes, las pisaban con las patas para sujetarlas mejor y se devoraban los tallos como quien come espagueti.
hembras morrocoy


morrocoy macho patas amarillas
morrocoy macho

y luego llegó Ricky, el morrocoy macho y  veloz. ¡¡¡ Si, una tortuga de paso rápido!!!, sera única en su especie, este morrocoy comeflor que sabía que sus señoras morrocoyas: Mata Hary, Linda y Katy  estaban devorando las damas de la noche y si no se apresuraba se quedaba sin ese manjar.

morrocoy comiendo flores
Estos reptiles tienen  unas manchas naranjas en las patas y les dicen: tortugas patas rojas, patas amarillas. Pertenecen a la sabana, al llano y a las selvas aunque son muy populares como mascotas en Venezuela, Colombia y otras partes de América. Lo ideal es que dispongan de tierra, sombra, agua fresca, frutas y flores.
Unos amigos tenían un morrocoy.  Lo llamaban Manu.  Creció durante años junto a ellos, a sus hijos y nietos en su jardín. Un día se mudaron de ciudad y mi amiga Ana andaba llorando por dejar  a su tortuga. Se fue hasta el zoologico de Bararida en Barquisimetro donde vivían y le dijeron que tenían sobrepoblación de morrocoyes y no se lo podian recibir. Ella siguió buscando y en una ocasión un señor le dijo que ese morrocoy estaba bueno para hacer un pastel. Desconsolada y aterrada (porque ella es vegetariana y vio crecer a su quelonio) en pensar que su morrocoy terminara en cuajado o pastel finalmente lo dió en adopción a un biólogo que le aseguró, casi con un contrato firmando, que iba a cuidar de su animal.
Los morrocoyes sabaneros comen de todo. Les gustan las frutas, las flores como la cayena o hibiscus, la dama de la noche, los insectos y otros reptiles más pequeños. La iglesia catolica los mal clasificó como peces y en semana santa ante la prohibición de comer carne, los fieles, se comen a los morrocoyes en un preparado muy apetecido llamado pastel de morrocoy.

Yo un poco comeflor (en Venezuela significa: una persona idealista, ecológica, ingenua, utópica, alejada de la cruel realidad) no como pastel de morrocoy y les recomiendo a todas las personas que tengan damas de la noche que averiguen quien tiene morrocoyes y se las den como alimento una vez que han florecido. Un morrocoy comeflor se los agradecerá.

Follow my blog with Bloglovin

19 comentarios

  1. Qué curioso Constanza, nunca había visto esta flor y había visto este tipo de tortugas como "mascotas"... Aquí tenemos de las chuiquititas que se crian en pequeñas peceras. Me encanta descubrir estas cosas así que mil gracias por dárnoslas a conocer :) ¡Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sandra son morrocoyes de sabana americana. Abrazo

      Eliminar
  2. Constanza, me encantan las flores, aunque no las conocía. Y que gracioso me resulta que se las coman las tortugas, aquí no suelen ser tan sociales, más bien siempre andan escondidas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Venezuela son mascotas y también andan escondidas. Yo tampoco sabía que comían flores hasta que mi vecina me las pidió para sus tortugas. Un abrazo Raquel.

      Eliminar
  3. Muchas gracias por acercarnos un poco más a estas preciosas flores. Yo no las conocía pero me han parecido espectaculares!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya están cerradas pero cerca entre las diez de la noche y la medianoche abren y son grandísimas, hermosas y fragantes. Duran una sola noche abiertas. Abrazo

      Eliminar
  4. No conozco la flor de acacia pero me ha recordado al jazmín de España que solo emana olor por la noche y es tan sensible... Preciosas fotografías!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta es la Dama de la Noche que sembré hace años en mi balcón. Me regalaron una hojita que creció calladamente durante mucho tiempo.

      Eliminar
  5. Contanza qué bonito post, no conocía esta flor, ahora solo puede imaginarme su fragancia entrando por mi ventana.

    Un Saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que el olor llegará hasta tu ventana cualquier noche de estas. Abrazo

      Eliminar
  6. No sé bien bien si es ésta pero he tenido el placer de ver una de estas flores que sólo se abre durante una noche y huelen tal y como cuentas y es un placer para los sentidos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y más cuando uno sabe que es tan efímera su fragancia....unas horas. Abrazo

      Eliminar
  7. Hoy he descubierto que soy una comeflor... Como los morrocoys! Que lindeza de flor, la desconocía totalmente! Y mucho menos sabía que era el manjar preferido de unas tortugas. Esas flores son poesía pura. Aquí quizás lo más parecido sea el Diego de Noche, o la Flor dela Noche, como se conoce en el lugar donde yo nací ( Flor de Nit ). No creo que sea la misma especie, porque aquí son de color blanco. Su perfume, de efecto embriagador, se parece mucho al que describes con la Dama de la Noche. Gracias por compartir su belleza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imma la flor abierta es blanca con el centro amarillo, cuando se cierra es blanca y rosadita como la vez en las fotos. A lo mejor eds la misma flor.Un abrazo Imma

      Eliminar
    2. ¡Que preciosa entrada!, Me parece increible la cantidad de cosas que estoy aprendiendo. Que flor más bonita. Aquí también tenemos Damas de Noche, el perfume es elegante y hasta poético. ¡A mi me chiflan!
      Tu blog Constanza ha pegado un cambio radical, es precioso. ¡Te felicito de verdad!

      Eliminar
  8. Qué linda historia! No conocía a esa flor ni tampoco a ese tipo de tortugas. Acá antes se vendían en las veterinarias unas de tierra todas grises y bastante chiquitas. Yo tuve una desde los 4 hasta los 18 que se llamaba Camila. Desde hace un tiempo está prohibido comercializarlas así que ya no hay tortugas de esas en las casas, solo unas que son de acuáticas. Jamás podría comerlas!
    No me imagino el perfume de esa flor... Pero debe ser muy lindo seguramente.
    Te mando un beso!

    ResponderEliminar
  9. Y que te digo ahora? Que me fascinan tu historias, me enganchan y me enamoran, como los morrocoyes come damas de la noche.

    Simplemente hermoso

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

© semillasdeacacia
Maira Gall